Tras casi dos meses, sendero Las Moyas abre sus puertas

Manejo de árboles caídos, una de las razones por las que fue cerrado en diciembre del 2017.

Luego de haber sido cerrado durante casi dos meses, el sendero que conecta con el páramo de Las Moyas, ubicado en la reserva Umbral Cultural Horizontes, volverá a abrir sus puertas a la comunidad el próximo miércoles 31 de enero.

La clausura temporal de este ecosistema, que visitan deportistas, caminantes y amantes de la naturaleza del nororiente bogotano, se dio por razones de riesgo, sobre todo por el control de la caída de sus árboles.

Para los visitantes del sendero es importante tener en cuenta que, desde su reapertura, solo los fines de semana se prestará el servicio de acompañamiento de la Policía, desde las 5 hasta las 9 de la mañana.

 Otro dato que vale la pena es que el ingreso a la reserva se hace por la calle 78 con transversal 2.ª este, arriba del CAI Rosales (ubicado en la calle 76 con avenida Circunvalar).

“Con la activación de este sendero crece la oferta de rutas ecológicas de la ciudad, puesto que, por ahora, la quebrada La Vieja, una de las más visitadas, se encuentra cerrada, a la espera de que se apruebe su estudio de cargas”, explicó Andrés Plazas, miembro de la organización Amigos de la Montaña.

Sin embargo, el Distrito ha proyectado abrir en esta primera mitad del año otros senderos, aparte de Las Moyas, para satisfacer la cantidad de caminantes que visitan los cerros orientales.

Entre ellos se cuentan el cerro La Aguadora, en Usaquén, la ronda ecológica del río San Francisco y El Delirio, en la localidad de San Cristóbal (sur de Bogotá).
 

Otro recorrido que está a disposición de los ciudadanos es el de la quebrada Las Delicias, pero, por lo pronto, la comunidad ha denunciado inseguridad y contaminación de sus aguas con basuras. De hecho, algunos vecinos hablan de su cierre preventivo.

Estos senderos se ubican dentro de ecosistemas delicados. Por ejemplo, la flora y fauna de Las Moyas forma parte de los páramos del oriente bogotano. Y cualquier afectación de su medioambiente, como arrojar basuras o abrirles caminos no autorizados, les causa graves impactos.

No todas estas rutas son administradas por el Distrito o entidades como el Acueducto, en el caso de la quebrada La Vieja. En el caso de la reserva Umbral Cultural Horizontes, de hecho, esta es manejada por la Fundación Cerros de Bogotá.
Desde este espacio, no solo caminantes y deportistas, sino también cualquier ciudadano, puede aprender sobre el cuidado de las montañas capitalinas y las especies que las habitan.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.